La anunciada extinción de los blancos

Esa extinción de los blancos pasa, antetodo, por perseverar, como necios, en nuestra degeneración como civilización en pos de un estúpido ensimismamiento egoista que nos impide reproducirnos lo suficiente como para que pueda haber un relevo generacional.  Somos producto de una programación mental (ingeniería social) que inicia su elaboración en el s.XIX y puesta en práctica en el s.XX, tras el final de la IIGM por el sionismo transversal (que en las más de las ocasiones nada tiene que ver con el judio medio ni con el israelita medio) que dirije el NOM (Nuevo Orden Mundial).

Estas son las razones por las que los blancos no tenemos hijos.

Y por lo tanto, por las que vamos camino de desaparecer como raza. Porque sí, el ser europeo es un concepto principalmente racial, y ya después cultural, espiritual y, por último y menos importante, geográfico. Sin el componente racial, los europeos podemos acabar siendo cualquier cosa, es decir, no siendo nada.

Las razones son las siguientes, y el orden en el que se exponen es, según mi perspectiva, de acuerdo a su importancia. No es legítimo atacar una sola causa y reducir la argumentación al absurdo y a lo nimio. Hay causas que afectan a determinada clase socio-economica, a sólo uno de los sexos y las hay que son transversales.

1- Individualismo moderno

Siendo el individualismo la concepción por la que el invididuo se otorga más importancia a sí mismo que a cualquier tipo de colectividad. El individuo moderno no se considera parte de ninguna comunidad, ni de ningún linaje familiar por lo que no tiene el deber ni el interés en ser un eslabón más parte de esa cadena que es la comunidad o el linaje.

Esto tiene ramificaciones y consecuencias tremendas y muy variadas, siendo una de ellas que el invididuo medio se cree en la cúspide de la historia y de la sociedad, o en el mejor de los casos un eslabón suelto. Es incapaz de ver que es lo que es, y tiene lo que tiene, gracias al esfuerzo de muchas generaciones incluida la actual.

Al ser incapaz de ver o valorar ese esfuerzo, él tampoco lo está dispuesto a hacer por su comunidad. El es el único digno de ser recompensado por su tiempo y esfuerzo. El individuo moderno prefiere dedicarse a cualquier tipo de obsesión hedonista (llevada al extremo) antes que seguir las leyes de la naturaleza, que en este caso es tener hijos.

El individualismo salvaje de los últimos 200 años se ha vuelto contra el individuo y esa crisis individual termina repercutiendo en la familia.

El individualismo moderno es una actitud infantil y patética, siendo la prueba definitiva el no querer tener hijos. Por la razón que sea: porque se prefiere tener un BMW, porque te “destroza el cuerpo”, o por cualquier tipo de razón hedonista, o porque “no es el momento adecuado”. Suelen emplear frases como “a mi nadie me va a decir lo que tengo que hacer…” ó “¿quien eres tú para decirme…?”.

¿Cual es la verdadera razón?

Que supone un compromiso a largo plazo y con otra persona, incluso supone un compromiso con la comunidad. Supone trabajo, que a simple vista por parte del invididuo moderno, no repercute directamente sobre él.

Y si el individuo es incapaz de ver más allá de sí mismo, es incapaz de preocuparse por la familia, y mucho menos por su raza en extinción.

2- Femimarxismo

Se entiende por feminismo la cosmovisión sobre los sexos, por la cual hombre y mujer están predeterminados a la lucha entre ellos, y por la que históricamente hasta la actualidad las mujeres han estado sometidas por el hombre en un estado llamado patriarcado.

No voy a entrar a rebatir el feminismo, porque todo el mundo sabe que carece de cualquier base para ser tomado en serio. Ni siquiera el primer o segundo feminismo la tuvieron.

La mujer es un ser con más importancia biológica que el hombre, eso es un hecho indiscutible. Por otra parte, el hombre es un ser más social. Eso implica que, al igual que el hombre tiene importancia biológica aunque menor, la mujer tiene importancia social aunque menor. Esa importancia social femenina, debe ir ligada con su importancia biológica. Es decir, todo lo relacionado con el cuidado de la familia y del hogar. Personalmente no estoy en contra de que las mujeres trabajen, pero sí que creo que no se debería convertir en una obsesión y que deberían hacer algo relacionado con su instinto maternal y protector (enfermeras, educadoras de la infancia y similares).

El feminismo niega y/o denigra el valor y la naturaleza de la mujer, que es su rol biológico, y en menor medida su valor social (siempre ligado con el biológico). Les anima a olvidar sus virtudes como mujeres para adquirir los vicios de los hombres. Les vuelve antifemeninas, poco atractivas física y espiritualmente, cuando no abiertamente agresivas y hostiles hacia los hombres. El feminismo ha hecho que las mujeres tengan que comportarse como hombres para ser aceptadas en esta sociedad mercantilista, en la que la independencia financiera lo es todo.

Así les es enfrenta con el hombre en roles dentro del hogar, les pone a competir por el mercado laboral. Todo ello promocionado e incrementado por la conciencia histórica que describe al hombre actual como un ser beneficiado de todo un legado de patriarcado.

Al final y a lo que nos atañe, la mujer se rebela contra el hombre, contra su naturaleza y contra la sociedad. Piensa que tener hijos es un lastre para su (artificial) rol social y/o que es una imposición del hombre (cuando en realidad es un mandato de la naturaleza).

Por otra parte feminismo ha oficializado sus perversiones en leyes según las cuales, con una simple llamada un hombre puede perder su casa, sus hijos e ingresar en la cárcel de forma totalmente injustificada. Estas leyes injustas, producto de la simbiosis del feminismo con el Estado, provoca la negativa del hombre a tener hijos.

3- Precariedad laboral, impuestos y alto coste de vida

La precariedad laboral de este capitalismo globalizador ha hecho la vida imposible para el trabajador por la incertidumbre de su situción. Sin un trabajo dignamente recompensando y una situación laboral estable, la voluntad de tener hijos flaquea. Es natural.

Otra situación es tener un trabajo, y que el Estado te atraque vía impuestos. No puede ser que de lo ganado honradamente el Estado se quede con un tercio vía impuestos. Hay estudios que dicen que un español trabaja cerca de 181 dias para pagar impuestos. Y ya con el impuesto de sucesiones, uno paga impuestos hasta después de morir.

Añadamos el hecho de que los salarios son tan bajos, que tanto hombre y mujer tienen que trabajar, y si apenas les da para lo básico, en ningún caso daría para niñera. Porque la falta de tiempo es otra, jornadas extensísimas que apenas dan tiempo libre para cuidar y educar al hijo.

Pero sigamos el rastro de esos impuestos. Muchos se dedican a cubrir necesidades de la sociedad, ¡faltaría más!, pero muchos otros se dedican a ayudar a las familias. Espera un momento, ¿a que tipo de familias se dedican si los europeos ya no tienen familias? ¡Exacto! A las familias no europeas.

Al final se da esta situación: El europeo desempleado no trabaja y por lo tanto no gana dinero como para tener hijos. El europeo que trabaja, gana un sueldo de miseria que destina a impuestos para mantener a inmigrantes no europeos que no trabajan y se dedican a tener hijos.

Respecto al alto coste de vida, es un paradigma creado artificialmente, según el cual el niño necesita de todo (en realidad, con todo se refieren a todo lo superfluo), y ese todo tiene que ser de lo mejor. Antes se heredaban cosas, pero ahora tiene que ser todo nuevo y reluciente, antes se promocionaba un ocio sano y gratuito (o barato) pero ahora el niño ha de tener play y ordenador, y así con todo.

Hubo una época, en España no hace tanto, en la que con el salario del hombre de la casa, este podía mantener a su familia de 3 hijos y pagar la hipoteca en 10-15 años. Increíble para el hombre actual, pero una realidad de hace tan solo unas décadas.

4- Infertilidad

La calidad racial de los europeos actuales deja mucho que desear. Vivimos en un proceso de disgenesia continuo, en el que cada detalle de nuestra vida cotidiana, contribuye a empeorar nuestra calidad biólogica. Sin excepción. Peor calidad genética, peor fertilidad o, directamente, seres infértiles.

Ese proceso disgenésico mencionado antes se compone de muchos aspectos, pero la pésima alimentación, el estrés de la vida urbana, el posponer el embarazo hasta bien entrados los 30 o incluso los 40. Por no mencionar el tema hormonal, nos envenenan con todo el plástico, el alcohol y el tabaco, las medicinas y el antibiótico, las pastillas anticonceptivas que joden el equilibrio hormonal de las mujeres.

Ah, ¿y conocéis esa moda de las mujeres fitness? El ejercicio excesivo aumenta la infertilidad entre las mujeres. Pero también la obesidad. El modo de vida urbanita-industrial ha saboteado el sano equilibrio de todas las épocas que le preceden.

Los hombres no se quedan atrás. La calidad del semen de los hombres occidentales es pésima. Los factores de esa mala calidad del semen son los enumerados arriba a excepión del ejercicio. La calidad del semen en los hombres desciende con el tiempo, y los malos hábitos. A partir de los 35 años empieza un declive, aunque no es tan acusado como en el caso de las mujeres.

5- Mezcla de razas

El ser europeo es un ser racial. Un negro o un amarillo, por más que tenga pasaporte de un país europeo o haya nacido en Europa, no es europeo. Así, para ser europeo, ambos progenitores han de ser europeos. Si uno de ellos no lo es, el hijo no será europeo, pues la pureza de la raza blanca se pierde al ser genes regresivos.

A esto hay que añadir un resentimiento de los no blancos (especialmente de los negros) hacia la raza blanca. Ese resentimiento hacia el blanco se debe al circunstancias históricas, culturales, físicas e intelectuales (echando por tierra sus virturdes en otros aspectos).  Ese resentimiento, les hace querer lo más bello de nuestra raza: nuestras mujeres. Al ser considerar a las suyas bajo un estandar de belleza blanco, no tienen comparación las suyas hasta el punto de que se quedan impresionados con la belleza europea en sus diversas formas. Como canalización del odio hacia la raza blanca, se apropian de las mujeres. No se trata de amor hacia una mujer de una raza distinta, sino del odio hacia el hombre blanco. La mujer blanca, superior (e inferior) en unas cosas respecto a otras razas,  no tiene por lo general la voluntad de negarse a dicho mestizaje.

No sólo las mujeres blancas son las culplables, sino también los hombres blancos. Estos, han perdido su virilidad y se han afeminado, siendo incapaces de dar a la mujer el liderazgo y protección (en un sentido material-corpóreo) que buscan en el hombre. Los hombres de otras razas, aunque de forma poco armoniosa, siguen el instinto y se mantienen viriles.

En cualquier caso, rara vez veremos el mestizaje blanco-negra.

6- Aborto

Si uno consigue, por accidente o decisión (a pesar de los factores anteriores) embarazar a una mujer, esta tiene la posibilidad de abortarlo durante el embarazo, sin mutuo acuerdo con el hombre (a pesar de que parte de él también está presente en el feto). La propaganda abortista no se dirige al colectivo de mujeres embarazadas por violación, por ejemplo, sino a todas las mujeres (en especial las jóvenes) antes de quedarse embarazadas. Básicamente se inculca la mentalidad abortista antes de quedarse embarazadas, y no como una posibilidad razonable en caso de malformación del feto, hijo mestizo, violación o peligro para la madre. Además, la propaganda se dirige a mujeres blancas y jóvenes. Si son los árabes los que tienen de media mayor número de hijos, ¿no debería dirigirse a ellos dicha propaganda?

7- Homosexualidad

Los homosexuales, es obvio, no pueden crear vida.

La homosexualidad y su promoción se dirige a los blancos. Curiosamente, cuando se hace propaganda de la homosexualidad no se hace con modelos negros o asiáticos, sino con hombres blancos. Por otra parte, los individuos de la comunidad homosexual, suelen estar relativamente bien posicionados económicamente por lo que, si fuesen gente sana y heterosexual, podrían mantener una familia sin problemas. Al menos este es el estereotipo vendido, con algo de razón, ya que la homosexualidad hoy en día se vende no sólo como una orientación sexual sino como un estilo de vida, a veces muy caro. Este estilo de vida decadente y elitista atrae a muchos hombres con tendencia a la degeneración, al morbo sexual, insatisfechos con las relaciones heterosexuales, etc.

Y ahora reflexiona y llegarás a la conclusión de que tenemos razón, te han manipulado, te han programado, te han estafado. Ellos buscan tu complicidad para la aniquilación de tu civilización. Rebélate y únete a la resistencia patriota. Sé tu mismo y no dejes que quienes te han programado lo sigan haciendo. No sólo hay vida más allá del mundo que te proyectan, sino que es mejor.